Analizando la realidad educativa (en general)

Llevo días dando vueltas a la realidad que vivimos y en la que crecen nuestros peques. Llevo pensando en esto por las noticias alarmantes que solemos tener...

Anuncios

¡Mi hija/o llora por todo!

"Madrugamos mucho en casa para trabajar, vamos rápido, siempre rápido y aún así parece que llegamos tarde a todos sitios. LLegamos a casa cansadas/os, con muchas cosas que organizar allí también, y está mi hija/o que demanda mi atención y yo quiero que esté contenta/o, que como tengo poco tiempo de disfrute con ella/él, lo que quiero es que esté feliz. Y a veces no puedo más y tengo que pararle, decirle que NO, enfadarme,... y llora... y yo no quiero que llore..." 

Somos responsables (no podemos mirar hacia otro lado)

A los adultos, el tiempo se nos pasa muy rápido, vivimos con prisas, para todo. Y las madres y padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Deseamos que sufran lo menos posible, que sean siempre felices, que no les falte nada, que no estén tristes, y a la vez, queremos que respeten, que sepan compartir, que sepan aguantar sin llorar cuando les decimos que “no” a algo, que coman todo lo que les ponemos en el plato, que ordenen su cuarto y sus juguetes, que no molesten,… ¿Verdad?

El móvil y los niños. Edades y recomendaciones

Que nuestro hijo tenga móvil, sin duda, supone una tranquilidad para los padres. Y un riesgo para ellos. Lo repito, porque, dependiendo de la edad puede ser UN RIESGO muy grande para ellos. Respondamos a algunas cuestiones que se plantean en torno a este tema.

Hablando claro sobre el Déficit de Atención

Últimamente estoy leyendo bastantes noticias que, desde mi experiencia y formación profesional, considero que lo que más hacen es confundirnos y favorecen que demos “palos de ciego”, acudiendo a más fuentes no verificadas y no contrastadas. Contribuyen más a la desinformación y al caos, que a tratar de ayudar y de vislumbrar “luces” en este terreno que afecta a bastantes personas y sus familias.